El tiempo - Tutiempo.net
Una familia no sabe qué más hacer para evitar que les entren a robar Todo revuelto. Algunas de las pertenencias quedaron tiradas sobre una cama.
Lunes, 08 Octubre 2018 19:19

Una familia no sabe qué más hacer para evitar que les entren a robar

Son de la localidad de Zelaya y ya fueron asaltados cinco veces. La última fue esta madrugada. Los ladrones revolvieron toda la casa. Se llevaron algo de dinero, algunas pertenencias y hasta un cepillo de dientes.

Una familia de la localidad de Zelaya ya no sabe que mecanismo instrumentar para mantener alejados a los ladrones.


Viven en una casa ubicada en la calle González entre Carrión y Varela y, según denuncian, ya es la quinta vez que les entran a robar. La última fue en la madrugada de este lunes.


“Mi hijo estaba entrando a la casa en la madrugada porque él trabaja de noche y se sorprendió al ver las luces encendidas. Al notar su presencia se ve que los ladrones se fueron. Pero igualmente nos robaron dinero y cosas de la casa que aun no llego a saber con exactitud porque no he podido ordenar todavía el desastre que dejaron”, contó Alicia González a Pilar de Todos.

La vivienda quedó toda revuelta, cuentan sus habitantes, sin un cajón por revisar y con cosas tiradas por todos lados. “Se llevaron hasta un cepillo de dientes” señaló la mujer.  


“No se llevaron más cosas porque yo llegué y se ve que los ladrones salieron corriendo. Hay una mochila que dejaron en el camino mientras huían y la televisión la arrancaron pero no alcanzaron a llevarla porque llegué justo”, explicó José Morales.


Desde que se mudaron al barrio Alicia y José sufrieron al menos cinco robos, incluso el mismo día que se estaban instalando en el domicilio.


“La primera vez fue cuando me mudé. Ese día me sacaron cosas que todavía estaban embaladas; entonces puse rejas”, cuenta Alicia.
“La segunda vez, entraron y me desvalijaron, puse trabas en las ventanas y puertas. La tercera me robaron reflectores, herramientas y palas de jardinería del fondo. Ahí no estaba bien económicamente y no pude hacer nada”, recuerda.


Pero los casos continuaron. “La cuarta vez, cometí el error de dejar la computadora al lado de la ventana e irme a hacer trámites. Cuando volví no tenía más la computadora. Ahí puse un portón de frente de 2m de alto. Ahora es la quinta vez. ¿Qué más puedo hacer? Denunciamos cada situación, cada vez nos reforzamos más. No podemos vivir así. Es una situación desesperante”, se lamentó la mujer.

Te puede interesar Policiales

Camioneros - Banner
UOCRA - Banner
Obras municipalidad - Banner